La evolución de los tejidos en la industria textil llegó en forma de nanopartículas

Foto Nota De Nadia Sol Nielsen La Evolución De Los Tejidos En La Industria Textil Llegó En Forma De Nanopartículas - Productos Químicos Textiles

El feroz desarrollo de la tecnología en estas últimas décadas y sus aplicaciones a nivel mundial, no escapó, ni escapa a la industria textil. Con el surgimiento de las nanotecnologías, los textiles comenzaron un camino de crecimiento y renovación.

En el intento de satisfacer la demanda y el confort para la sociedades y culturas emergentes, el estudio y la investigación incipiente sobre los tejidos, nos llevó a pensar en la posible existencia de telas que repelen el agua, telas conductoras de la electricidad o resistentes al fuego, hasta incluso en “tejidos inteligentes”.

Como verán, ninguna de las características mencionadas hoy nos sorprende, podemos tranquilamente pensar en prendas confeccionadas con hilos especiales que permitan obtener un producto con estas particularidades. Ahora bien, ¿cómo se logra obtener una tela capaz de repeler el agua, o conducir la electricidad?
Esto se ha logrado con la incorporación de nanopartículas, es decir, compuestos químicos cuyas dimensiones se encuentran dentro de la escala manométrica (1nm – 100nm), durante la manufactura de los tejidos. Las nanopartículas se pueden clasificar según su naturaleza en: materiales basados en carbono, materiales basados en metales, compuestos químicos poliméricos y dendrímeros (polímeros híper-ramificados).
Dichas partículas especiales pueden incorporarse en distintos momentos del proceso de fabricación de la tela, dependiendo de la metodología que se aplique.

* Se pueden introducir al principio, en donde se genera una fibra construida a base de las nanopartículas (nanofibras), o mediante la incorporación de los nanomateriales a las fibras artificiales y sintéticas.
* Se pueden introducir en la mitad del proceso, luego de la fabricación del hilo, o de la tela, mediante la formación de una película o recubrimiento con las nanopartículas (nano – recubrimiento).
*Se pueden introducir luego de fabricada la prenda mediante la incorporación de membranas con características nanoscópicas (nano – membrana)

Los tejidos resultantes de estos procesos poseen un abanico de propiedades mejoradas gracias a las nanotecnologías, convirtiéndose en telas multifuncionales que cuentan con características tales como:
* Hidrofobicidad – resistencia al aceite
* Protección UV
* Confort térmico
* Conductividad eléctrica
* Propiedades antibacterianas
* Resistencia mecánica y a la abrasión
* Carácter hidrofílico
* Propiedades antiestáticas

Definitivamente, la posibilidad de obtener este tipo de prendas ha revolucionado el desarrollo tecnológico de la industria textil. Sin embargo, no todo es color de rosas cuando se habla de aplicaciones y tecnologías basadas en procesos y compuestos químicos. Es de suma importancia tener presente la sensibilidad a los lavados y toxicidad que pueden aportar este tipo de partículas a los tejidos, y por ende, es también un deber de la industria aprender a manipularlos con precaución. Así también, invertir en el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan obtener estas mismas características, de manera sustentable para el ecosistema e inocuas para la salud.

Fuente: Nadia Sol Nielsen  de DN Química Consultora para Revista Multiservicios