Ideado para mineros y granjeros por sus características de resistencia al desgaste y la fricción, y consagrado como la prenda de trabajo por excelencia; es recién a mediados del siglo XX cuando se populariza a con la explosión del rock y se convierte en un símbolo de juventud y rebeldía.

Desde entonces, y de la mano de las constantes innovaciones tecnológicas, la industria jeanera crece y sigue multiplicándose. Salen al mercado numerosas formas de acabado como el nevado y el lavado químico. Se afianzan las grandes marcas como Levi’s, Wrangler y Lee; y poco a poco, los grandes diseñadores, comienzan a incorporarlo en sus colecciones.

Es así como el jean logra convertirse en la única prenda que es aceptada por la humanidad entera, superando barreras de raza, religión, sexo y edad como ninguna lo había hecho hasta el momento.

Nueva Escuela de Diseño y Comunicación

220 pixeles x 80 pixeles-01Por Noelia Langle, Docente de Nueva Escuela

Todavía No Hay Comentarios

Los comentarios están cerrados