Su obsesión por el calzado femenino comenzó cuando escuchó una conversación entre dos hombres que decían que los zapatos de tacón eran muy elegantes pero rayaban el suelo de madera con su punta tan fina. Después de esta duda, Christian Louboutin comenzó a trabajar en un diseño que no dañara los suelos de madera.

En tan solo cuatro años, pasó de ser un desconocido, a ser un destacado y cotizado diseñador presente en los comercios y pasarelas de moda más importantes del mundo. Hoy en día, sus colecciones son las más esperadas por las mujeres y su calzado marca tendencia y sirve de inspiración a otras casas de peletería.

Louboutin,  firma de zapatos francesa, ha marcado toda una tendencia en el mundo del calzado. Sus diseños están considerados como una obra de arte (y se pagan como tal).

Todo un clásico, los zapatos Louboutin son una señal de elegancia, estilo y, por qué no decirlo, dinero. Lo que busca el diseñador es que sus zapatos sean vistos por sus clientes como objetos bonitos, bellos, como obras que quedan fuera de la moda y del tiempo que impresionan y que dejan memoria. De hecho, la apreciación de sus clientela es que esos zapatos sirven, por si mismos, para dar la elegancia precisa a cualquier vestido en diferentes ocasiones.

La suela roja es la insignia personal de la firma francesa. Todas sus creaciones tienen este color en la parte inferior del zapato. Aunque sus primeros zapatos fueran prácticamente planos, con el paso de los años, hemos visto como el diseñador tiende a utilizar tacones más y más altos.

Todavía No Hay Comentarios

Los comentarios están cerrados