La moda de diseño de Roma fue la más rica de todas. El famoso escritor romano Plauto llegó a parodiar en una de sus comedias los grandes gastos que realizaban los romanos para tener un armario lleno. Esta fue la época de esplendor de bordadores, camiseros, curtidores, tintoreros y zapateros. A diferencia de los griegos, los romanos cosían sus telas, principalmente de lino e hilo. Los romanos más ricos se permitían el lujo de tener sastres entre sus esclavos, aunque los oficios artesanos relacionados con la moda de diseño fueron ganando prestigio progresivamente.

Los romanos utilizaban amplias telas para cubrir su cuerpo. La prenda por excelencia era la toga aunque la prenda que siempre llevaban era la túnica, ya que esta iba inmediatamente pegada a su cuerpo. Era parecida al chitón griego y el corte era el mismo tanto para hombre como para mujer.

En cuanto al calzado romano, aunque la sandalia seguía siendo un habitual había distintas versiones como la cáliga y el campago y numerosos accesorios como anillos, brazaletes y collares. Estos accesorios también los llevaban junto con cadenas de oro, perlas y piedras como rubíes y esmeraldas.

Todavía No Hay Comentarios

Los comentarios están cerrados