“Más de 1.400 tejedoras tienen formación para hacer nuestras cestas y son ellas las que sostienen la economía de sus hogares”. Courtney Weinblatt y Erin Ryder, fundadoras de la marca, explican la historia detrás de sus bolsos tejidos en África con materiales sostenibles y salarios justos.

Cesta Collective. Fundada en 2018 por Courtney Weinblatt y Erin Ryder , tiene una historia detrás que trasciende la popularidad que celebreties como Katie Holmes,Dianna Agron, Claire Foy , fanáticas de sus diseños, le han otorgado.

Las pequeñas cestas redondas –y casi siempre estampadas con algún motivo de rayas– no solo están inspiradas en lo que se conoce como ‘cathedral basket’, un bolso típico de Ruanda que se entrega como regalo de bodas en el país; también son confeccionadas a mano por sus mujeres artesanas.

Cesta Collective es una empresa que marca la diferencia, tanto a nivel medioambiental como en la vida de las mujeres.

Por medio de una mujer que conocieron durante un retiro espiritual dieron con la comunidad de artesanas ruandesas que se encarga de confeccionar sus bolsos. Se enamoraron de la estética del tejido sisal del país, y del hecho de que en Ruanda la tejeduría sea una industria dirigida por mujeres. Es una especie de rito que se transmite de madres a hijas y una parte muy importante de su economía. Cada bolso implica el trabajo de una de estas tejedoras entre tres y siete días, dependiendo de la complejidad del diseño y algunas, como Immaculée, que dirige una de las cooperativas con las que colabora Cesta Collective, han mejorado sus condiciones de vida en los últimos tiempos gracias a este trabajo artesano. Cuando se fundó la cooperativa en 2011 lo hizo con 14 tejedoras, actualmente son 1400.

El catálogo de Cesta Collective incluye diseños tipo tote y hasta bandoleras, los bolsitos redondos en distintos tamaños son su seña de identidad. Se vende en tiendas de lujo y su precio ronda los 350 euros. En cada modelo combinan el sisal y la rafia autóctonas, ambos biodegradables, con detalles de piel procedentes de una curtiduría italiana reconocida a nivel internacional por su compromiso con la sostenibilidad.

Las diseñadoras de Cesta Collective  defienden su uso como bolso perfecto durante todo el año. A la hora de diseñar aseguran que el punto de partida no es un periodo específico sino la teoría del color, la interacción entre texturas y los estampados de rayas. Y concluyen: «Nuestro mayor orgullo es poder mostrar la preciosa artesanía de Ruanda a nivel global siendo lo más transparentes y honestas posible».

Fuente: Indumentariaonline

 

Todavía No Hay Comentarios

Los comentarios están cerrados